Notícia de prensa Mayor riesgo de episodio cardiovascular para los pacientes con psoriasis grave

Admin

Administrator
Miembro del Equipo
NUEVA ORLEANS – Los pacientes con psoriasis grave tienen un 6% más de riesgo de desarrollar un episodio cardiovascular a los 10 años que las personas comparables sin psoriasis, según las conclusiones de un estudio de cohorte prospectivo realizado a casi 18.000 personas.
Este riesgo cardiovascular añadido puede comportar importantes implicaciones ante la posibilidad de pasar a los psoriásicos a una categoría superior de la Escala de Riesgo de Framingham y cambiar la manera de pensar de los médicos con respecto al tratamiento del riesgo cardiovascular de estos pacientes, dijo el Dr. Nehal N. Mehta en el congreso anual del Colegio Americano de Cardiología.

En su consulta especializada en adultos con psoriasis, la Escala de Riesgo de Framingham media basal obtenida a partir del colesterol LBD (lipoproteínas de baja densidad) arroja un riesgo de desarrollar un episodio cardiovascular del 7% a los 10 años, un nivel definido como riesgo bajo. Sin embargo, la incorporación del riesgo adicional del 6% secundario a la psoriasis, da lugar a que muchos pacientes tengan un riesgo a los 10 años > 13%, lo que les sitúa en la categoría de riesgo intermedio que se suele definir como un riesgo de desarrollar un episodio cardiovascular en torno al 10%-20%.
A los pacientes de esa categoría de riesgo intermedio se les suelen imponer niveles más estrictos de lípidos, presión arterial y peso aunque, en este contexto, no queda claro si estos pacientes que pasan a una escala mayor de riesgo cardiovascular por su condición psoriásica precisan un tratamiento médico más agresivo; las directrices para la gestión del riesgo cardiovascular todavía tienen que dilucidar cuál es el tratamiento óptimo para este subgrupo de pacientes.
El Dr. Mehta resuelve el dilema poniendo en práctica medidas agresivas que operan directamente sobre los hábitos de vida de estos pacientes y sugiriendo medidas para reducir el riesgo no farmacológico de forma natural, como por ejemplo, tomando fibra, arroz de levadura roja, soja, fitoestrógenos, aceite de pescado y niacina. Si, a pesar de todas estas medidas, el colesterol de lipoproteínas de baja densidad y la presión arterial de un paciente siguen en niveles cuestionablemente altos, se plantea la opción de empezar un tratamiento con estatinas o antihipertensivos, dejando claro que estas medidas todavía no están avaladas por las directrices oficiales de tratamiento.

“Al final, el 5% de mis pacientes acaban a tratamiento con estatinas,” aseguró el Dr. Mehta, cardiólogo y dtor. de la clínica de riesgo inflamatorio del departamento de cardiología preventiva de la Universidad de Pennsylvania (Philadelphia).

El Dr. Mehta y su equipo sacaron un cálculo aproximado del riesgo de enfermedad cardiovascular atribuible a la psoriasis tras revisar los datos de seguimiento de 3.603 pacientes con psoriasis severa y 14.330 controles sin psoriasis inscritos en la Base de Datos de Investigación de la Práctica Médica del Reino Unido, una colección de historiales clínicos de más de 5 millones de personas del Reino Unido vistas por médicos de medicina general. Los investigadores identificaron casos de psoriasis severa dependiendo de si los pacientes habían recibido terapia sistémica o fototerapia y excluyeron a los pacientes que no tenían antecedentes de eventos cardiovasculares. La media de edad de todas las personas estudiadas era de 50 años y se hizo seguimiento de todos ellos durante unos 3 años.

En el análisis multivariado que controló por diabetes, hipertensión, hiperlipidemia, edad, sexo, índice de masa corporal y tabaquismo, el riesgo de infarto de miocardio, ACV o muerte por causas cardiovasculares fue un 53% más alto en los psoriásicos que en los controles, una diferencia estadística notable. Este mayor riesgo cardiovascular de los psoriásicos coincidía con el mayor riesgo, en torno al 50%, propuesto el año pasado para pacientes con artritis reumatoide y otras formas de artritis inflamatoria incluida la artritis psoriásica, según un panel convocado por la Liga Europea Contra el Reumatismo (EULAR) (Ann. Rheum. Dis. 2010;69:325-31).

Para traducir el riesgo relativo 1.53 a riesgo atribuible, el Dr. Mehta y su equipo multiplicaron ese factor por el riesgo cardiovascular basal para una persona de la población general del estudio para sacar el riesgo ajustado. Luego restaron el riesgo basal del riesgo ajustado. En un período de 10 años, esto se traducía en un exceso de riesgo para un evento cardiovascular de casi el 6.2%.

Para ilustrar el posible impacto de este cálculo, los investigadores aplicaron esta escala a los 103 psoriásicos vistos en la clínica del Dr. Mehta en el Centro Cardíaco y Vascular de la Universidad de Pennsylvania (Philadelphia), incluidos 9 pacientes con artritis psoriásica. El riesgo basal para estos hombres y mujeres estaba en torno al 7.3%, un nivel de riesgo bajo, pero sumándole el 6.2% adicional, sus niveles de riesgo funcional se disparaban hasta el 13.5%, o lo que es lo mismo, un nivel de riesgo intermedio. Para cada paciente, esto significaba un cambio sustancial en la Escala de Riesgo de Framingham. El Dr. Mehta reconoció que el ajuste de riesgo que aplicó se basó en pacientes con psoriasis severa, si bien sólo el 10% de los pacientes de su consulta padecían la enfermedad en su manifestación severa, el 60% psoriasis moderada y el 30% enfermedad moderadamente severa, dijo.
“Esto es todo lo que podemos hacer” de momento, dijo. “Les aplicamos a todos los pacientes este cálculo hecho tomando la psoriasis severa como referencia hasta alcanzar una estimación de los riesgos. Creemos que es mejor que sólo multiplicar” para recalcular el riesgo de una persona, como sugiere el comité de la EULAR. El Dr. Mehta espera que un estudio prospectivo más extenso que ha iniciado conjuntamente con el Dr. Joel M. Gelfand, dermatólogo de la Universidad de Pennsylvania e investigador principal de este trabajo, termine proporcionando un ajuste de los riesgo más nítido para todos los niveles de severidad que tiene la psoriasis. Aún así, dijo que el cálculo actual de mayor riesgo animará a los psoriásicos a llevar hábitos de vida más saludables. Con independencia de su edad, los psoriásicos suelen tener índices relativamente altos de obesidad, tabaquismo, diabetes, hipertensión e inactividad.

El Dr. Mehta dijo que un mayor control médico de la psoriasis ayudaría a reducir el mayor riesgo cardiovascular.
“Tanto la psoriasis como la aterosclerosis son ambas enfermedades mediadas por las células T,” dijo. Lo más probable es que lo que sea que ocurre en la piel que lleve a la formación de placas también ocurra en los vasos sanguíneos de los pacientes, a nivel interno, concluyó.
Ni el Dr. Mehta ni el Dr. Gelfand hicieron ninguna otra declaración al respecto.
 

mariad58

Nuevo en la web
Gracias por la info, admin, pero no me la leo, que me pongo toa aprensiva. Y soy de la teoría de que nadie nos morimos la víspera de que nos toque. Con que de esas cositas se ocupen los médicos que nos tratan, me doy por contenta. Ainssss. Que si el tabaco, que si el colesterol, que si la psoriasis......
 
Subir