Notícia de prensa El tabaco y la obesidad pueden influir en la artritis psoriásica

Admin

Administrator
Miembro del Equipo
Esta patología supone más episodios cardiovasculares. El sobrepeso da una mala respuesta al tratamiento con varias terapias

El tabaco y la obesidad pueden influir en el desarrollo de la artritis psoriásica, una enfermedad asociada a la espondiloartritis (inflamación de las articulaciones entre las vértebras). Así se manifestó estos días en el 7º Simposio de Espondiloartritis organizado por la Sociedad Española de Reumatología en Zaragoza.

En un paciente con artritis psoriásica concurren dos procesos: uno que se expresa en la piel y otro en las articulaciones. «Tenemos suficientes evidencias del rol causal que ciertos factores de hábito nocivo, como el tabaco o la obesidad, juegan en la aparición de artritis psoriásica. Sabemos, por ejemplo, que la obesidad es un factor predictor de mala respuesta y baja persistencia al tratamiento con terapias biológicas y que tanto la psoriasis como la artritis psoriásica suponen un mayor riesgo de eventos cardiovasculares», dijo el doctor Rubén Queiro, reumatólogo del hospital Universitario Central de Asturias durante su participación en el simposio de Zaragoza.

Un 30% de pacientes

Según se expuso en el encuentro, aproximadamente un 30% de los pacientes con psoriasis acabarán padeciendo manifestaciones articulares. Entre las líneas estratégicas para minimizar el impacto negativo de la enfermedad está el diagnóstico precoz y un seguimiento «estrecho» de los pacientes. También se apuntó a una colaboración «eficaz y fluida» entre dermatólogos y reumatólogos.

Además de las implicaciones psicológicas relacionadas con la visualización de las lesiones, se encuentran las relacionadas con los síntomas tanto cutáneos como articular (impotencia funcional, dolor o inflamación). Así, el paciente se enfrenta a diferentes problemas en el transcurso de la enfermedad. «Antes de ser diagnosticado está la incertidumbre de qué le estará pasando hasta que lo diagnostica un reumatólogo. Después hay un peregrinar por los tratamientos hasta que se consigue su control completo, que no siempre es posible», apuntó el especialista.

«Los problemas de depresión y ansiedad ligados a la enfermedad son una realidad que ya se ha incorporado a la evaluación del impacto de la patología», añadió.
 
Subir